lunes, 7 de enero de 2013

No es oro todo lo que reluce...


Cualquier pescador se quedaría asombrado al contemplar en directo la belleza de este impresionante macho de Trucha (Salmo trutta fario) pescada en un río Mediterráneo, y yo no fui una excepción. Sin embargo, fuera de los círculos fly fishing, muchos desconocen que esta librea tan llamativa y variada responde a la contaminación genética causada por ejemplares de repoblaciones, criados en piscifactorías y de procedencia a veces incierta. En todo caso se aproximan mucho más al linaje atlántico que al mediterráneo al que se debieran parecer y del que distan demasiado.

Pero, son truchas de río al fin y al cabo, no? Qué más da? Además son más grandes y bonitas. Sí, por suerte la especie incluso la subespecie es la misma, y cumplen realmente la misma función ecológica...pero hay un problema! Y volvemos otra vez a un término recurrente: Biodiversidad.

Quiero decir, que la biodiversidad no existe sólo a nivel de especie! Imaginemos una analogía con el ser humano: consideraríamos aceptable un humano, homo sapiens sapiens, donde desaparecieran todas las razas excepto la caucásica y todos fuésemos iguales? Se habría perdido una enorme variabilidad genética y en el caso de los Africanos, la genética más antigua y cercana a nuestros antepasados. Podríamos decir que el hombre se habría extinguido parcialmente, se habría desvirtuado, habría perdido gran parte de su genética. Porque la genética es patrimonio de una población no de un individuo o un pequeño grupo de ellos.


Un bellísimo ejemplar cuya genética proviene de individuos domesticados de linaje atlántico, posiblemente hibridada. El resultado es espectacularmente bello, pero genéticamente muy pobre.
De igual modo, la Península Ibérica es una región geográfica tremendamente diversa en genética de Truchas y se la considera un punto caliente de la biodiversidad de esta especie en todo el continente. Las truchas de las cuencas Ibéricas tienen una gran variabilidad genética y un valor incalculable porque son muy antiguas y han servido de refugio a la fauna europea durante las glaciaciones pleistocenas, que no llegaron a extinguirlas de la Península Ibérica y sí de gran parte de la Europa continental dónde volvieron a partir de muy pocos ejemplares y por tanto todos ellos comparten una genética muy próxima y poco diversa.

Los científicos llevan denunciando desde hace muchos años que esta variabilidad no solo está amenazada por el cambio climático sino porque a lo largo de los años se han repoblado los ríos españoles con truchas de otras procedencias genéticamente distintas a las nuestras. Así que hoy día hay una gran contaminación de genes alóctonos en las poblaciones nativas de truchas ya que históricamente se han importado huevos de piscifactorías europeas en vez de desarrollar aquí las líneas puras específicas de cada cuenca para salvaguardar la genética endémica de cada cuenca y evitar la contaminación.


En el caso de la trucha, la variabilidad en el diseño y color del cuerpo no implica una buena calidad genética
Para corroborar cito textualmente un texto científico:

“Hay gran variación de coloración entre las poblaciones ibéricas. Generalmente las poblaciones cantábricas son más oscuras. La talla difiere entre poblaciones de ríos de las cuencas del Tajo y Duero (Nicola y Almodóvar, 2002). Hay cinco linajes mitocondriales cuyo origen tuvo lugar durante las glaciaciones del Pleistoceno. Uno de ellos se ha denominado Atlántico, que engloba todas las poblaciones de esta cuenca incluyendo además las poblaciones del Atlas (Marruecos). Otro se denomina Danubio, que incluye las poblaciones de las cuencas de los mares Negro, Caspio, Aral y golfo Pérsico. En la cuenca del Mediterráneo hay tres linajes, uno asociado con la cuenca del Adriático, que se denomina marmoratus; otro, denominado Mediterráneo, asociado predominantemente con poblaciones de ríos que vierten en las regiones occidentales de la cuenca. Un tercero, denominado Adriático, asociado sobre todo con poblaciones orientales de la cuenca del Mediterráneo (Bernatchez, 2001).

Las truchas de las cuencas del Tajo, Duero y cuencas cantábricas comparten un haplotipo, indicando una relación histórica entre las cuencas atlánticas. Las poblaciones mediterráneas comparten un haplotipo excepto la cuenca del Segura, que comparte un haplotipo mediterráneo y otro meridional, este último presente en el sur peninsular (Machordon et al., 2000).”

Y aquí una imagen prestada, con la descripción del autor:

Figura 4. Plasticidad fenotípica de la trucha común (Salmo trutta). a) Trucha autóctona aragonesa de origen mediterráneo (ME-1) que posee multitud de pintas pequeñas negras y rojas rodeadas por un halo blanquecino y, además, dispone de cuatro franjas oscuras que la cruzan. b) Trucha autóctona de origen mediterráneo (ME-2) parecida a la anterior que, hasta la fecha, no ha sido aislada en pureza en ningún río de esta Comunidad Autónoma. c) Trucha domesticada de origen atlántico (AT-3) que se utiliza en los programas de repoblación en la que destaca un menor número de pintas, siendo éstas ovaladas y de mayor tamaño. d) Trucha autóctona de origen atlántico (AT-1) aislada en un refugio del nacimiento del río Tajo (Comarca de Albarracín, Teruel) donde su patrón morfológico se ajusta al de las truchas atlánticas pero, a su vez, se pueden apreciar las franjas que caracterizan a nuestras poblaciones ibéricas. Fuente: Información facilitada por el Sr. José Maria Blasco de Centro de Investigación Agroalimentaria de Aragón.

Añadiré que el linaje Atlántico es mucho más moderno que el Mediterráneo ya que se formó después de la última glaciación y que curiosamente, la genética de Salmo trutta fario más antigua de toda Europa habita cerca de mi casa, en Catalunya y más concretamente en el rio Rigart, un pequeño afluente del Freser (según estudio reciente realizado por la Universitat de Girona)

Así pues, en los ríos Mediterráneos no deberíamos tener ejemplares de morfotipo atlántico y dudosa genética (abundan los híbridos de muchas cuencas diferentes) como los que ilustro en mis fotografías. Y ello representa una de las principales amenazas para nuestras truchas autóctonas, amenazas que voy a citar a continuación para los más curiosos.

Factores de amenaza

Doadrio (2002) cita como factores de amenaza sobre la especie a:

-La introgresión genética procedente de ejemplares de repoblación (Blanco et al., 1998; Cagigas et al., 1999; García-Marín et al., 1999; Machordom et al., 1999; Almodóvar et al., 2001). Las truchas procedentes de piscifactoría tienen escasa viabilidad en ríos; en una muestra de ríos del noroeste ibérico solamente 4 de 197 individuos procedían de reproducción en cautividad y la introgresión genética era baja mientras que en embalses se detectó mayor introgresión (Martínez et al., 1993). Se ha observado mayor persistencia de truchas nativas que de piscifactoría en zonas sometidas a pesca, lo que sugiere que la suelta de peces procedentes de piscifactoría es un método poco efectivo para la viabilidad de poblaciones (García-Marín et al., 1998). La suelta de ejemplares de piscifactoría puede incrementar las tasas de hibridación con salmones (Castillo et al., 2008).

-La pesca deportiva (Almodóvar y Nicola, 1998). La pesca tiene efectos sobre la estructura de poblaciones, según se ha observado en ríos de Asturias, disminuyendo la diversidad de edades, la esperanza de vida y la proporción de individuos por encima del límite legal de talla mínima (Braña et al., 1992).

-La introducción de especies invasoras de peces ictiófagos como el lucio (Esox lucius).

Un Lucio que me sorprendió mientras pescaba truchas en un buen tramo truchero de corrientes
-La alteración del hábitat fluvial por obras hidráulicas. La modificación del régimen hidrológico producida por la explotación de embalses de regadío y de generación hidroeléctrica reduce la disponibilidad de hábitat de condiciones físicas idóneas para la especie (García de Jalón et al., 1988a, 1988b, 1996; Almodóvar y Nicola, 1999) y afecta a la dinámica de las poblaciones de esta especie al alterar las condiciones hidráulicas de los frezaderos durante el período de incubación de los huevos y desarrollo de las larvas (Liebig et al., 1999; Alonso et al., 2008). La regulación del régimen de caudales transforma el régimen de avenidas y estiajes atenuando la ventaja competitiva de las especies reófilas en favor de especies generalistas mejor adaptadas a tramos o ríos de aguas lentas (García de Jalón et al., 1992). Después de la regulación, en el río Hoz Seca (cuenca del Tajo), la densidad y biomasa disminuyeron río abajo el 50% y el 43% respectivamente. También se produjeron cambios en la estructura de edades por la disminución de juveniles (Almodóvar y Nicola, 1999).



Y no quiero ser alarmista, pero creo que a ningún aficionado a la pesca de salmónidos se le debería pasar el leer y reflexionar sobre estas cuestiones porque al final, el futuro de una especie depende de ello, y sobre todo depende de nosotros que toda esa belleza y variedad que la naturaleza ha tardado miles de años en modelar para nuestro disfrute, no se extinga y dé paso a la mediocridad del ‘lo mismo en todas partes.’



8 comentarios:

  1. Miguel Ángel, mucho me temo que el concepto de biodiversidad va a tener una vida muy difícil y de corta duración. No quiero ser pésimista pero la contaminación de especies, así como la genética, no van a retroceder o parar sino que parecen coger cuerpo, como una avalancha que se lleva todo por delante. No me extrañaría que en menos de 10 año tuviéramos Siluros en toda la península, Aspio, Pez Gato y vete tu a saber que otras especies. Quizás sea ignorante pero esto no lo para ni Spiderman, que guste o menos. Tu actitud como biólogo es la adecuada pero estamos ciertos que el hombre de a pie prefiere los gorriones a los loritos que están invadiendo las ciudades? Llegará un momento, por poco que nos gueste, que tendremos que acostumbrarnos a estos nuevo invasores y probablemente, antes de que el Alzheimer me coga por la manita, estaremos pescando Murray Cod en los ríos de Cataluña. en fin chico, tus artículos son siempre muy interesantes y muchas veces despiertan dudas y preguntas aún más complejas :-) Ciao Nicola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón Nicola, desgraciadamente la pérdida de biodiversidad no sólo no va a parar, va a seguir creciendo a la par que la globalización nos engulla. Aún así pienso que no hay que tirar la toalla y que hay que seguir insistiendo para que tanto la administración como el colectivo de pescadores tomen conciencia de los problemas que existen y el futuro que nos espera si no cambiamos. Uno de problemas que tenemos en este país es que falta información...ya quisiera yo que se hicieran buenos documentales sobre todas estas cosas y buenos reportajes de TV al estilo ''Salvados'' de Jordi Évole. Otro gallo cantaría.

      Un saludo Sensei! Y gracias por participar ;)

      Eliminar
  2. Cuanta razón amigo, pero no solo ocurre con las truchas, la amenaza de las especies invasoras también afecta a los barbos, de cuya familia contamos con especies únicas en el mundo, siluros, channel catfish, lucios, etc son una grave amenaza.

    Lo que no entiendo es que haya quien lo defienda y peor aun , quien los introduzca en nuevas masas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Carlos, en esta ocasión me he centrado en la trucha de río pero la introgresión genética y el efecto de las especies invasoras va mucho más allá, también se da en los ciprínidos como bien dices. POr poner un ejemplo, el Barbus meridionalis, endémico de unos pocos ríos de Catalunya, se hibrida a menudo con el Luciobarbus graellsii en los ríos donde se ha introducido (graellsii es endémico tan sólo de la cuenca del Ebro) yo mismo he capturado ejemplares híbridos! Además lo desplaza y compite con él en los tramos medios y bajos del Ter, Fluvià, Muga... Luego el mismo Barbo de Graells está realmente jodido por culpa del Siluro en su cuenca de orígen...

      A propósito de eso, hace tiempo me pediste alguna publicación fiable que hablara sobre el origen de Luciobarbus graellsii, lo encontré y ahora mismo te lo mando por email.

      un saludo maestro! y gracias por comentar

      Eliminar
  3. Muito bom post! Onde será que a evolução da sociedade nos levará? Não sei mas com certeza que deveriam se tomar algumas medidas, para alguns espécimes não desaparecem.

    As fotos estão espectáculo!!!

    Abraço

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel, no sabemos dónde nos llevará exactamente, pero seguro que no es a buen puerto...por desgracia.

      un saludo!

      Eliminar
  4. Llevo pescando truchas dese hace muchos años y me doy cuenta de lo afortunados que somos en Galicia en este aspecto. Quizás aquí han hecho algunas cosas bien, ya que se han hecho repoblaciones en ríos, sacando reproductores de ríos cercanos. Eso sí, sé que no ha sido así en todos los cauces. De hecho, hace algún tiempo, comentaba a algún compañero, que las cabeceras de los ríos, deberían ser un refugio de la genética de los peces que en ellos habitan, ya que es la zona a priori menos vulnerable, ya sea por la contaminación, por la introducción de especies alóctonas, etc.
    Sin embargo aquí hemos pecado, ya que no hay un programa claro, al menos, de protección de la fauna existente, ya sea mediante vedas o normas más estrictas. Y es que he visto como ríos enteros han ido perdiendo su valiosa población, hasta el borde de la extinción. Y si el linaje de una cuenca se pierde, ya no hay forma de recuperarlo.
    En fin, espero que este post sirva para concienciar en el buen camino y se tome en consideración.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que España es grande y diversa, y cada zona tiene una problemática distinta y unas particularidades únicas. Desde luego que también hay grandes diferencias geográficas en el modo en que se ha gestionado y protegido nuestro patrimonio natural, pero el promedio general es nefasto. Mala gestión que estamos pagando y así seguiremos si la cosa no cambia, porque aunque se ha avanzado bastante, todavía hay mucho camino que hacer en el campo de la educación y la legislación.

      Eliminar