miércoles, 19 de diciembre de 2012

Pesca y Ecologismo: compatibles?


Es la pesca compatible con el ecologismo? Se puede practicar sin prejuicio del medio ambiente y sin ir en contra de la conservación? Porqué existe confrontación entre el colectivo de pescadores (en general) y el de científicos, naturalistas y ecologistas?

Muchas preguntas y muy polémicas para responder en un solo post, pero necesario a mi entender, pues de otro modo no tendría razón de ser este blog.  Y me acuerdo de ello a veces, después de subir ego-fotos en facebook, sin dar mensaje alguno ni aportar nada, que un día empecé este blog para transmitir conocimiento y sobre todo para dar otro punto de vista del pescador deportivo que se preocupa por el medio ambiente y que por desgracia no abunda demasiado. (he editado este párrafo porque se podía malinterpretar)

Antes de nada quiero dejar bien clara mi posición: a mi me gustan todas las especies de animales salvajes, me encanta por ejemplo la fisionomía del Lucio, sus colores y su carácter predador. También su pesca claro y sobretodo en su hábitat natural, en los lugares donde es nativo. Lo mismo pasa con el resto de especies exóticas que campan por nuestros pantanos y ríos. Lo que no me gusta es que se sigan introduciendo cada vez en más sitios, que sustituyan a especies autóctonas amenazadas y mucho menos que se defienda a las especies exóticas por interés propio-egoísta y además bajo falsos argumentos e intentando desacreditar a los ictiólogos y demás científicos que llevan a cabo estudios sobre el terrible impacto de estos megadepredadores. Tengo que reconocer que me tuve que morder la lengua en su momento con la polémica del Real Decreto, con el cual yo  NO estaba de acuerdo pero me pareció sórdida la cantidad de argumentos falsos que se llegaron a esgrimir defendiendo Bass y Lucio.

Para mí el tema está claro: el pescador deportivo está para divertirse pescando, haciendo el menor daño posible al ecosistema. No está para matar peces ni para venderlos y mucho menos para matar por matar, peces que no va a consumir. Tampoco está el pescador deportivo para hacer de Dios, introduciendo especies invasoras en la charca o río al lado de casa, pues una introducción es fácil de hacer pero casi imposible de arreglar y sus consecuencias irreparables e imprevisibles.


Por lo tanto estoy totalmente en contra de que se obligue al pescador deportivo a sacrificar peces aunque sean exóticos porque esto fomenta  un comportamiento cruel que da un muy mal ejemplo de la pesca deportiva y la aleja de la sana afición que debe ser. Además, ese tipo de leyes sólo llaman a la desobediencia y no sirven para nada pues como mucho, en caso de que la gente la aceptara y practicara, habría una disminución de las poblaciones de estos peces pero jamás se podría erradicar por completo. Dicho esto, y por si alguien duda de ello, yo no he sacrificado nunca un Bass ni un Lucio, y los llevo pescando desde que era niño cuando mi padre me llevaba a Banyoles y Boadella. 

Este es para mí el único argumento válido para denunciar el real decreto u otras iniciativas parecidas, como mucho aliñado con motivos socioeconómicos (actividad económica alrededor de la pesca de estos peces etc.). Los pescadores no tenemos más que esas armas, que por otra parte son totalmente suficientes para ''defender'' al Bass o el Lucio, y todo argumento biológico o ecológico que usemos a nuestro favor no será más que una demostración de ignorancia y prepotencia que cualquier persona informada en problemática de especies invasoras va a saber interpretar.

En pleno siglo XXI, todavía me sorprende que haya quien diga alegremente que las especies invasoras hasta son beneficiosas e incluso hablen y propongan en público o en privado la introducción de nuevas especies. No sorprendo a nadie si digo que introducir Bass ''floridanus'' en España es el sueño de muchos pescadores de agua dulce, y tampoco sorprendo a nadie si digo que a muchos pescadores la ecología les importa una mierda y lo único que quieren es pescar peces, de muchos tipos, grandes y cerca de casa, lo cual es sumamente egoísta e irresponsable.

Pero el gran problema de las introducciones es que todavía se siguen practicando...sólo en los lugares que yo conozco, en tan sólo 15 años no han parado de aparecer nuevas especies exóticas en todas las masas de agua. Y esto es un problema señores, especialmente en las desembocaduras de los ríos donde el impacto de las especies exóticas es mayor debido al papel ecológico primordial que tienen en la reproducción de muchísimas especies y no sólo de peces, también de aves etc... 

No está de más tener en cuenta que la naturaleza es patrimonio de TODOS y no sólo de los pescadores, en el agua no sólo viven peces! Las masas de agua (especialmente las naturales) son el eje del ecosistema y muchísimas especies de mamíferos, aves, reptiles, anfibios, insectos, moluscos y plantas dependen de él. Podría poner muchísimos ejemplos, pero resumiré diciendo que la Península Ibérica es una región muy rica en endemismos de peces, es decir, peces que no se encuentran en ningún lugar más del mundo, cuya principal amenaza (aunque no la única) es la proliferación de especies exóticas y no se puede permitir que lo que la naturaleza ha tardado cientos de miles de años en crear, nosotros lo destruyamos en cuatro días sólo porque nos gusta pescar.


El pescador responsable y preocupado con el medio ambiente, pero aficionado al Bass, Lucio o Siluro dirá, qué debemos hacer? Yo opino que NADA, podemos pescar especies exóticas en muchos lugares, de hecho muchos más de los que me gustaría, así que conformémonos con eso, pesquemos allí y conservemos lo poco autóctono que nos queda. Por tanto sí creo que es compatible una pesca responsable incluso de peces exóticos con la conservación, se trata de no mezclarlas y sobre todo no traspasar las líneas rojas que separan a una y otra.

Y si algún organismo competente, sea  ministerio de medio ambiente o alguna universidad, tiene que hacer un control de estas especies para conservar una especie autóctona en peligro, pues que así sea, no olvidemos que se trata del bien común y tenemos que aprender a renunciar a tener exóticas deportivas en algun que otro sitio si es por el bien de la conservación de la Biodiversidad. Y sé que con esto seguro que habrá mucha gente que discrepe y siga pensando en introducir esto aquí o acá y defendiendo lo indefendible...allá cada uno con su conciencia si es que la tiene. 

Concluyo recordando que No existe  la introducción ''bien hecha'' que introducir o transportar especies consideradas invasoras es un delito, además de inmoral, irresponsable y egoísta.

Recomiendo a quienes duden todavía del peligro de las introducciones y no la hayan visto: la película documental ''La pesadilla de Darwin''. Ahí se muestra hasta qué punto la simple introducción de una especie, la Perca del Nilo en el lago Victoria, ha sido una catástrofe natural y social de dimensiones Bíblicas.



miércoles, 5 de diciembre de 2012

Reinas de...la adaptación?


Si hay un pez que me ha despertado curiosidad y me ha hecho hacerme preguntas e investigar, ha sido siempre la Lubina. Pesca aparte, es un animal que sorprende por su capacidad de adaptación a cualquier ambiente costero, ya sean costas rocosas que dan a mar abierto, fondos de Posidonia, calas de grava, playas de arena fina, marismas, lagunas costeras, estuarios, ríos, canales o puertos, en agua salada o en agua dulce, agua fría o caliente y que se puede encontrar activa tanto de día como de noche. Igual de variada es su dieta, que incluye a casi cualquier animal marino o no que le entre en esa boquita, incluyendo un ratón que  caiga al río, una cría de pato o una culebra de agua.


Esto lo que quiere decir, es que la podemos pescar en cualquier sitio, a cualquier hora, con cualquier técnica y con cualquier señuelo! En el puerto con pequeños vinilos de Rockfishing y bajos microscópicos, en el río con paseantes, en la playa a mosca o en el roquedo con minnows...todo vale!

Y lo que más sorprende de este fantástico pez es que pese a la presión que recibe de todas partes (profesionales, deportivos, furtivos..) y del bajón que han dado todas sus poblaciones, todavía resiste ahí algún buen ejemplar para el pescador deportivo que lo persiga, sea con mayor o menor fortuna.