martes, 24 de abril de 2012

Cabrachos de colores y C&R


Hoy toca rendir homenaje al Cabracho (Scorpaena scrofa), uno de los peces más bonitos y más venenosos del Mediterráneo. Es también el más grande de los escorpénidos de nuestras costas, ya que puede llegar a los 50 cm de longitud y los 3 kg de peso, aunque tiempo atrás, se habían capturado con relativa frecuencia ejemplares de más de 60 cm y más de 5 kg por parte de los profesionales. Actualmente es realmente difícil encontrar un ejemplar de más de 1 kg y 30 cm, debido a la tremenda presión que ha recibido por parte de la caza submarina, la pesca artesanal (el trasmallo, el palangre) y en menor medida, pero no menos importante, la pesca con caña.

Se puede capturar con casi cualquier señuelo, aunque los más efectivos son sin duda los vinilos de colores claros y buen tamaño, a los que prácticamente nunca dicen ''no''.

Se trata de una espécie muy longeva y asociada al fondo, entre los 0 - 200 m y que depende de su camuflaje para evitar ser visto por sus presas y de su veneno para evitar ser engullido por sus depredadores, que en un mar vírgen serían grandes Meros, Chernas y tiburones bentónicos.Una de las cosas que la mayoría de gente ignora, es que cuanto más grandes són, más potente es su veneno!

Es súmamente variable en lo que a coloración se refiere. En la foto de la izquierda un ejemplar de unos 500 gramos pescado en una escollera repleta de las algas Coralináceas (Corallina elongata i Jania rubens básicamente). Se aprecia la espectacular manera en que  ha asimilado la coloración rosada de estas bonitas algas calcificadas, salpicada de manchas marrones que igualmente se asemejan a las algas marrones que suelen vivir en medio de las Corallina.

A menudo, los ejemplares son más rojos y con menos girones de piel  cuanta más elevada es la profundidad en la que viven. En la foto siguiente un bonito ejemplar que atacó un Jurela's jig de 42 gramos a unos 35 metros de profundidad.



Se distingue del resto de escorpénidos (Escórpora, Rascacio, Poyo etc...) por presentar girones de piel en la mandíbula inferior, a modo de ''barbas'' y por tener un apéndice en forma de pala sobre los ojos. Ambas características se aprecian muy bien en la siguiente foto, de un típico ejemplar adulto de más de 1 kg de peso engañado hace un par de años con un spinnerbait plomado y devuelto al mar en perfectas condiciones.


Por desgracia, a casi nadie se le ocurre devolver un ejemplar así, pues su carne tiene muy buena reputación y un precio altísimo casi prohibitivo en mercado. Pero hemos de pensar que se trata de peces de crecimiento  y reproducción muy lentos, que tardan años en llegar a la madurez sexual. 

Como siempre, los grandes ejemplares son de importancia capital en especies de crecimiento lento y de baja tasa de reproducción y su pérdida puede traer efectos a largo plazo en sus poblaciones, que pueden no recuperarse durante muchísimos años o quizás nunca.


Se muy bien que ''ni Cristo'' me va a hacer caso, pero es mi deber intentarlo. Esta es una de esas especies poco móviles y muy fieles a sus  territorios que el pescador de costa puede diezmar sin mucho esfuerzo, debido a la tremenda voracidad de estos peces. Todos los que han hecho submarinismo  en reservas, pecíos y demás, conocen alguno de estos grandes Cabrachos, que siempre están en el mismo sitio (Algunos de ellos incluso tienen nombres!) Así que con ellos más que con ninguno otro pez, defendamos el Captura y Suelta. Perderemos una buena cena quizá, pero disfrutaremos de su presencia durante muchos años. Acaso no vale la pena?

lunes, 16 de abril de 2012

Tarde de Barbos a spinning...y algo más!


Aprovechando la bonita tarde del viernes, tocó ir a investigar un poco el río con mi amigo Iscle, un gran conocedor de la zona. La idea era buscar esas lubinas que remontan el curso bajo y se apostan en orillas tranquilas, con poca presión de pesca.

Fuimos probando todo tipo de pequeños señuelos sin resultado alguno, hasta que Iscle tuvo una picada brutal nada más poner el Husky jerk de 9 cm. Carrera explosiva y resistencia al bombeo delataron rápidamente a un Barbo de Graells o del Ebro (Barbus graellsii) de cincuenta y largos cm que dió una bonita lucha.


Sin duda un precioso macho adulto de buen tamaño, fuerte y sano. Como curiosidad, decir que este Barbo es originario del río Ebro y afluentes, por lo que su presencia en diversos ríos de la Província de Girona, donde se considera alóctono, se debe a introducciones por parte del hombre.

Pero bueno, resulta que mientras todavía no se había varado el primer Barbo, noto un paron en mi rapala X-RAP XR-6, clavo con firmeza y ahora sí, carrerón y servidor y su equipo de Rockfishing, de acción 0.5-5 gramos, en serios apuros. Un buen rato es necesario para rendir una impresionante hembra de la misma especie, de las más grandes que tanto él como yo habíamos visto nunca. El monofilamento del 0.16, el freno del Seido y la caña se comportaron a la perfección, aunque es evidente que el pez superaba ampliamente las capacidades para las que este pequeño equipo está pensado.


Una auténtica gozada pescar estos fantásticos peces, que por lo general, se muestran muy desconfiados y no atacan cualquier señuelo, si no que se muestran tremendamente selectivos y caprichosos. De las muchas jornadas que le he dedicado en mi vida, he aprendido que gustan de pequeños crankbaits, vinilos y cucharillas, e incluso de pequeños paseantes, pero eso sí, cuando y como ellos quieren y siempre con bajos finos...nada de pesca bruta.

Otra fantástica alternativa para el pescador a spinning amante de los retos, de la variedad y de la pesca ultraligera.


 Y para coronar una tarde memorable, que mejor que conseguir lo que uno se ha propuesto? Ya caída la noche y con prisa, primer lance en un sitio querencioso del río y Boom!! Ataque brutal en superficie y Lubina al canto.  Un precioso animal que volvió, como es debido, a su medio natural, dejándonos un buen sabor de boca como colofón final.



Y Mañana, mas!

jueves, 12 de abril de 2012

Lisas, las grandes desconocidas


No es nada raro capturar una Lisa a spinning en cualquier salida de agua dulce. Muchas veces vienen robadas por los triples del señuelo, aunque en ocasiones vienen perfectamente embocadas, al caer literalmente el señuelo encima de sus bocas. Incluso es posible (aunque muy difícil) su captura con pequeños vinilos, anguilones y otros micro-señuelos. Evidentemente hay especies más propensas  que otras a atacar señuelos, pero alguien se molesta en conocerlas? Supongo que en las últimas 50 entradas ha quedado bien patente mi pasión por la naturaleza y los peces. He pasado muchas horas observando y fotografiando animales acuáticos, clasificándolos con claves dicotómicas y guías de fauna, movido por la curiosidad que me atormenta desde muy pequeño.

Muy pocos pescadores reparan en la existencia regular de 6 especies de ''Lisas'' en nuestras costas. A continuación voy a hacer un pequeño repaso de todas ellas, especie por especie, haciendo uso de mi archivo fotográfico  y por supuesto comentando un poco su modo de vida, hábitat etc... Espero que sea del gusto de muchos!

Pardete, o Mújol (Mugil cephalus)



El Pardete o Mújol (Mugil cephalus) es una de las especies de Lisa más comunes y ubicuas del mediterráneo, y también la más grande, pudiendo superar el metro de longitud. Lo podemos encontrar en todo tipo de zonas marinas y salobres, ya sean costas rocosas, playas, desembocaduras de ríos y por supuesto en puertos. En general, prefiere zonas con aporte de materia orgánica y suele remontar los ríos.

Los adultos se observan a menudo en la superfície, donde no suelen atacar señuelo alguno, ya que se alimentan siempre en el fondo. Los jóvenes forman grandes bancos y los adultos suelen ir en pequeños grupos. La captura de un ejemplar de esta especie en superficie, como es el caso de la primera foto de la entrada, se debe casi exclusivamente a un accidente o a un robo involuntario. Cabe decir, que en caso de estar comiendo en el fondo, pueden llegar a tragarse una sardina entera, por lo que se puede hacer morder con señuelos de pequeño tamaño.


Identificaremos al Pardete por el gran tamaño de su cabeza, el labio superior delgado y por un evidente párpado adiposo, que no es más que una zona blanda y translúcida alrededor del ojo. A menudo tienen las aletas pectorales cortas y negruzcas.


Corcón (Chelon labrosus)




El corcón es el mugílido que más veces habremos visto todos, pues es el más abundante del Mediterráneo con bastante diferencia. Los adultos, que no suelen superar los 60 cm, viven en costas rocosas, aunque a menudo se dejan ver en playas, espigones y puertos, donde son los reyes indiscutibles. Los jóvenes también pueden remontar estuarios y zonas de agua dulce.

Se identifica fácilmente por su grueso labio superior, cubierto de tubérculos en el borde interior, y por su aleta grisácea, nunca negruzca ni transparente. Esta especie se alimenta a menudo en superficie, y se puede pescar a mosca y a Rockfishing. A veces ataca pequeños vinilos con voracidad!


Galupe o Lisa dorada (Liza aurata)


Por aquí goza de numerosos y bonitos apodos tales como Llisa llobarrera o Galtaroig. Es una especie de pequeño tamaño y rara vez supera los 40 cm, propia de playas y calas de costas rocosas, no tolera salinidades bajas pero aún así se la puede encontrar en desembocaduras.

Aunque muchos creen que es la especie más sencilla de identificar, por su vistosa mancha amarilla en la mejilla, hay que decir que otras especies también la pueden presentar. El Galupe tiene el labio superior muy fino, y además las aletas pectorales largas, puntiagudas y transparentes, rasgo determinante en la mayoría de las ocasiones.

Es un pez poco dado a morder señuelos, su captura será casi siempre excepcional o bien fruto de un accidente o robo, como en el caso del Pardete.

Capitán (Liza ramada)


El Capitán es el mugílido por excelencia de las salidas de agua dulce del Mediterráneo. Tiene un tamaño mediano-grande (hasta 70 cm) y puede remontar los ríos varios kilómetros, especialmente en primavera.

Sus rasgos distintivos són: el labio superior fino, las aletas pectorales cortas y redondeadas con una mancha negra en la base y  una cabeza más bien pequeña en relación al cuerpo, con el morro puntiagudo visto desde arriba.

Esta sí es una especie que se puede capturar con relativa frecuencia con pequeños vinilos, salvando las distancias con el corcón.



Lisa morruda (Oedalechilus labeo)



Es el mugílido más pequeño de nuestras costas! Nunca supera los 20-25 cm en el mejor de los casos. A menudo los confunde con alevines de otras especies, sin embargo, tiene una fisionomía y un comportamiento totalmente distinto al resto de los mugílidos. Vive en pequeños grupos, siempre a menos de 10m de profundidad, en costas rocosas o espigones, cerca de la orilla.

Tiene un aspecto rechoncho y una boca en posición muy súpera, que denota una alimentación totalmente de superficie. El labio superior es muy grueso y prominente y las aletas dorsales muy pequeñas.


Contra todo pronóstico, es con diferencia la especie de Lisa más agresiva con los señuelos artificiales. Otra cosa es clavarla, con la pequeña boca que tiene, pero las he visto perseguir señuelos de toda índole y atacar y clavar con un minnow de un tercio de su longitud.  
 




Galúa (Liza saliens)

Especie meridional típica de aguas salobres que no va nunca a las aguas dulces. Es poco frecuente en el Mediterráneo por lo que todavía no he identificado ningún ejemplar. Es muy similar al Galupe o Lisa dorada aunque habitualmente tiene varias manchas doradas o una pequeña, sin llegar a una gran mancha definida como en este.


Sea como sea, la verdad es que nos brindan pequeñas alegrías y a veces potentes luchas, y me gustaría hacerles un pequeño homenaje a estos abundantes y aún así desconocidos peces.

Espero que sea de vuestro agrado!