miércoles, 28 de marzo de 2012

A falta de pan, buenas son CARPAS !!


La Carpa (Cyprinus carpio) es un conocido pez invasor de origen asiático que puebla casi todas las masas de agua dulce de Europa. Sin pena ni gloria, ocupa al completo nuestro país, donde su pesca no cuenta con demasiados adeptos, y mucho menos a spinning o mosca. 

Pero el hecho es que a pesar de no atacar habitualmente señuelos artificiales, es un pez súmamente deportivo cuando se le logra engañar, y conociendo las zonas y los hábitos del ciprínido, su captura puede no ser excepcional, sino más bien frecuente. A su favor, decir que casi ningún otro pez poblador de nuestros ríos y pantanos, nos brindará las tremendas luchas y las trepidantes carreras que puede llegar a dar una buena carpa. Muchas veces, pescando truchas, basses o lucios, he clavado algo que me ha sacado veinte metros de hilo en tres segundos. Nunca he dudado, ''otra carpa, me digo''. Y es que su potencial está lejos del alcance de cualquier depredador fluvial a igualdad de peso.

Jugando tranquilamente con un paseante mediano, a finales de invierno y principios de primavera, podemos presenciar alguna picada explosiva de carpa, que al notar el pinchazo en su extremadamente sensible boca, reacciona violentamente saliendo disparada a toda velocidad. Si no gustamos de equipos o líneas muy pesadas, podemos estar en un grave aprieto a la que el bicho pase de los dos kg...además, nunca dejará de buscar cualquier estructura sumergida, tronco o piedra para huir de eso que le oprime.

Personalmente, las he pescado con todo tipo de artificiales: vinilos, jerks, crancks, paseantes y cucharilla, y aunque los vinilos son los señuelos más polivalentes para su pesca, los paseantes se convierten en los mejores señuelos para tentarlas en la época de celo, momento en el que entran en frenética actividad, efectuando persecuciones y saltos por doquier.



Además, por si todavía se alberga alguna duda sobre el potencial de este curioso pez, decir que llega fácilmente a tallas más que respetables. Insistiendo lo suficiente, no es tan difícil llegar a vértelas con ejemplares de 5-10 kg, que pondrán a prueba el mejor de los equipos, siendo cuanto menos, un buen entrenamiento.

viernes, 23 de marzo de 2012

El tamaño importa?


Hace unos días hablábamos entre amigos sobre este tema, a raíz de un apoteósico ''rato'' de spinning en la playa que tuve, en la que posaron para mi tres magníficas Lubinas, siendo una de ellas realmente excepcional. Parece ser que la mayoría de los pescadores buscan la foto con el pez más grande posible, lo cual es en cierto modo comprensible, pero hay en este hecho un punto de obsesión que se aparta del sano deporte que deberíamos practicar, pues para conseguir este ''objetivo'' hay quien opta por el camino fácil, recurriendo a todos los medios posibles, incluidas malas artes y modalidades bastante poco deportivas como el curricán de fondo con sondas de última generación, o la pesca con cebo vivo...

La verdad es que a mi nunca me han impresionado las capturas por su tamaño, ni tampoco respeto más al pescador que pesca más peces o más grandes. De ser así tendría que arrodillarme ante cualquiera que pesque en el trópico y reírme de más de un gran maestro que vive en una mala zona y captura pocos peces, pero muy trabajados. Más suele ser sinónimo de mejor, aunque yo prefiero el ''Menos es más''. Hoy en día el conseguir una gran captura, es también fruto de la constancia y de la suerte, no hay que olvidar eso.


Muchas veces incluso el disfrute de la lucha no se corresponde con el tamaño...sobre estas líneas la sengunda lubina de la jornada, mucho más pequeña que la primera pero que sin embargo dió mejor combate, más enérgico y más emocionante.

Al final me quedo con los buenos ratos pasados, los pequeños retos cumplidos, las nuevas zonas halladas y las lecciones aprendidas como algo íntimo, un lazo personal con el mar y la naturaleza, y no con  el ''pez de mi vida'' que se suele decir...una simple anécdota en un mundillo tan competitivo como es el de la pesca que sirve para poco más que avivar nuestra egolatría. Me despido con una foto de la tercera lubina de la noche, deseando unas felices pescas a todos aquellos que disfrutan de la pesca y no sólo de sacar pescado.

domingo, 18 de marzo de 2012

Lubinas portuarias...en superficie!


Que gratificante es conseguir lo que uno se propone, más si cabe el esfuerzo ha sido considerable, como ya viene siendo habitual en la pesca de la Lubina. No pocas veces he ''paseado'' mis señuelos de superfície por zonas querenciosas sin despertar el más mínimo interés en pez alguno, y es que en aguas frías no es nada fácil hacer subir a un buen ejemplar. Por otra parte sencillamente podría darse el caso que ni siquiera había algun pez en los alrededores...nuevamente habitual también. Al final de los finales, la constancia da sus frutos, y me ha premiado con cinco ejemplares en dos horas de pesca, alguno de muy buena talla, como el de la foto principal.

Como curiosidad, cabe remarcar la deformidad y las taras que he encotrado en las lubinas de puerto. No se muy bien a que es debido pero a dos ejemplares les faltaba la parte central de la cola. Además de eso, faltaban aleta pectoral, parte de la primera o la segunda dorsal, aleta anal reducida, e incluso una aparente deformación de la cabeza.


No me extrañaría demasiado que estos ejemplares sean producto de escapes o reproducción de lubinas escapadas de jaulas flotantes de piscicultura, en las que es muy habitual encontrar todo tipo de malformaciones y defectos.

La verdad es que tras muchísimas lubinas capturadas en zonas de roca y en playas, me ha sorprendido mucho encontrar estos peces tan ''raros'', uno detrás del otro, y no puedo evitar lanzar una pregunta al aire: Alguien ha capturado ejemplares de lubina defectuosa ? Seguramente estemos ante otro caso de contaminación genética a causa de la acuicultura...


Como no, alguna se ha resistido a morder en superficie y he tenido que recurrir al Rockfishing, con un señuelo que me encanta, los micro-bucktail jigs de Jurela's Jigs

Como siempre, se ha practicado Captura y Suelta con todos los ejemplares.

jueves, 15 de marzo de 2012

La Huella del Hombre

 
Si hay algo que el Hombre ha querido e intentado siempre, es dominar los ríos. Nunca han gustado esas riadas inesperadas y de período de recurrencia largo, que hacían estragos antaño, entre las poblaciones estratégicamente situadas en las fértiles orillas de  nuestros ríos. Para evitarlo, toda suerte de alteraciones morfológicas (motas, canalizaciones, defensas, presas) han hecho falta, y se puede decir que prácticamente ningún río de la Península ibérica está libre de alguna de estas aberraciones antropológicas.

Un río natural es un ambiente sumamente dinámico, cambia su curso con el paso de los años y la ayuda de las riadas, que destruyen hábitat viejos creando otros nuevos, en forma de brazos muertos, reculas y charcas, renovando el sedimento y dando oportunidades a todas las formas de vida asociadas a él.
Por supuesto, hoy día ninguno de nuestros ríos cumple estas premisas. Los cauces llevan menos agua de la que debieran, los sedimentos quedan atrapados en los embalses, aparecen barreras físicas infranqueables por los peces, dominan las especies invasoras, desaparece el bosque de rivera o bien se encuentra muy reducido, se dan episodios de anóxia, eutrofización y crecimientos masivos de algas, se incrementa la contaminación, se generalizan los excesos de nitratos i fosfatos provenientes de la agricultura y la ganadería y un largo etcétera.

El resultado es que nuestros ríos han sufrido una perdida de biodiversidad espectacular en los últimos 60 años. Muchas especies nativas se han extinguido o rarificado de numerosos ríos a causa de estas alteraciones humanas, pero sobretodo, ahora hay muchísima menos densidad de peces de la que hubo antaño. Me estremezco de pensar cuando mis abuelos tenían mi edad...corrían enormes Esturiones (Acipenser sturio), Sabogas (Alosa fallax), Sábalos (Alosa alosa) y  Lampreas marinas (Petromyzon marinus) a 500 metros de mi casa, pero a menudo me doy cuenta de que mucha gente desconoce el papel clave que ha tenido la degradación del bosque de rivera y la construcción de presas en este desastre natural. 


Hace poco me contó mi amigo Iscle, como entre dos pescadores sacaron en una tarde más de 150 salmónidos de talla en un río casi vírgen de la siberia rusa, incluyendo 4 especies distintas de salmones, 2 especies de salvelinos, trucha arco iris y tímalo. Como puede existir semejante densidad de peces en un río? La respuesta es sencilla, tienen mucha comida, debido al amplísimo y bien conservado bosque de rivera que atraviesa el río, además de no tener su curso interrumpido por ninguna presa ni sus aguas contaminadas. Tan sencillo como eso.
No obstante, para aquellos buenos conocedores de nuestros ríos y amantes de las truchas, todavía aguardan gratas sorpresas, escondidas en rincones inverosímiles en zonas que no les son propias. Y aunque no sean pura sangres (son en su totalidad variedades de acuicultura introducidas) dan lugar a preciosos ejemplares.

Esperemos que mis nietos no se sorprendan de que su abuelo haya pescado anguilas... que desgraciadamente van por la oscura senda de la desaparición.


martes, 6 de marzo de 2012

Vecinos Invasores

 

Hacía mucho que no le dedicaba una jornada a este pez, y aprovechando el mal tiempo me he escapado unas horas a probar suerte. Contra todo pronóstico la ha habido, y en una zona donde no había probado nunca...pero ya se sabe: hábitat adecuado es sinónimo de peces presentes.

Por suerte para  todos los amantes de los peces, el Lucio (Esox lucius) solo está presente en la cuenca de un solo río y sus afluentes en el noreste peninsular. Y digo suerte, porque aquí contamos con numerosas especies endémicas o bien muy localizadas, que son masacradas sin piedad por este formidable depredador. 

En este río en particular, el Lucio comparte hábitat con especies tan interesantes y amenazadas como el Bagre (Squalius laietanus), el Barbo de montaña (Barbus meridionalis), la Bavosa de río (Salaria fluviatilis), el Espinoso (Gasterosteus gymnurus) y el Gobio de río (Gobio lozanoi), además de la Trucha común y de otras especies introducidas como el Rutilo, el Alburno, la Perca, el Black Bass, la Carpa y el Carpín.

Todas estas especies son comida para el Lucio, y le deben parte de su nefasto estado de conservación. No es nada nuevo...ya se conocen sobradamente los devastadores efectos de la introducción de un superpredador potencialmente invasor a un ecosistema tan delicado como son las masas de agua fluviales. Ya ha pasado en todo el mundo.


Quiero aclarar que por mucho que me moleste la presencia de esta especie en mis queridos ríos, no puedo hacer nada para remediarlo, y por tanto no es motivo suficiente como para que la sacrifique. Lo he dicho otras veces, no me parece correcto matar por matar, sin una finalidad, así que sigo practicando el CyS. Aunque tampoco me parece bien llenarse la boca de Captura y Suelta en agua dulce, con peces invasores sin valor económico ni culinario y luego matar toda especie autóctona que se ponga a tiro en el mar, ya no digamos Lubinas y Doradas, que valen su peso en oro.


 Para que este rollo? Pues este no es un blog solo de pesca, y mi motivación principal es informar...intentar cambiar la mentalidad de alguna que otra persona como la que recientemente, a pié de una charca, me dijo sin tapujos que pensaba introducir él mismo Lucios en un pantano cercano. Incluso me dijo de de donde y como los iba a traer. Por supuesto me las tuve con él, y pareció entrar en razón finalmente.

Ya se que a mucha gente le trae sin cuidado la biodiversidad, las especies autóctonas sin valor deportivo, y lo que quieren es pescar Lucios y cuanto más grandes mejor, pero debemos ser responsables y no egoístas, no podemos pretender tener la especie que queramos cerca de casa a costa e causar una catástrofe ecológica local. Ni siquiera si hablamos de sueltas en charcas artificiales o de riego, nada es una excusa. Extender estas especies es un delito, no lo olvidemos.



Especie, talla y sexo: Factores determinantes en la suelta


Ya podeis difrutar en el blog de C&RSS de la segunda parte de mi artículo. En este caso podréis ver como afecta el C&R a los peces en función de las especies, talla y sexos.