sábado, 4 de febrero de 2012

Bonitos desde costa


Supongo que puedo decir tranquilamente, que la Costa Brava es uno de los mejores lugares de la Península para pescar el Bonito o Sierra (Sarda sarda) desde costa. La gran cantidad de cabos y espigones que se adentran en el mar, y una situación geográfica estratégica para las migraciones de animales pelágicos nos brindan multitud de ocasiones para capturar estos peces durante casi todo el año, siendo el verano el peor momento.

En general, se trata de peces de entre 2 y 3,5 kg, aunque en ocasiones (cada vez  más raras por supuesto) se pueden dar grandes ejemplares de 5, 6 y hasta 7 kg! Un buen ejemplo es el magnífico ejemplar de la foto principal, uno de los Sierras más hermosos que he visto nunca, acompañado de una buena Lubina.

 Una de las cosas más curiosas que he descubierto en los últimos años, es que, a diferencia de lo que la mayoría de pescadores de la zona piensan, se pueden capturar bonitos en prácticamente cualquier zona de roca mínimamente profunda, y en casi cualquier espigón, dependiendo de las condiciones del mar y la época del año. Especialmente en invierno, algunos grupos de esta especie se pueden encontrar realmente cerca de la orilla y a profundidades tan bajas como 5 metros. Incluso los he llegado a pescar en las mismas rompientes.

Desconozco si este hecho era habitual años atrás o es otra causa del cambio climático, pero el caso es que los peces están, si se sabe donde buscarlos. Desde luego, todo el mundo va en manada a esos dos o tres sitios donde se sabe que cada año se pescan Bonitos, como movidos por una fiebre, y por fortuna para unos pocos, se olvidan de investigar y descubrir sitos nuevos.

Muchísimas veces pasan desapercibidos, mientras peinamos las rompientes en busca de lubinas y sargos, o escrutamos los fondos tras los esquivos dentones. Pasando tranquilamente a media agua, sin formar pajareras ni alertar a las gaviotas, escapan habitualmente a la atención del pescador, que ni se imagina los animales que pasan sin pena ni gloria delante de sus morros. Además de esto, hay que sumar que en ausencia del frenesí alimenticio propio de los  averíos, y con el descenso de las temperaturas, estos animales abandonan las rápidas persecuciones y prefieren señuelos pequeños y lentos, a media agua y tiro lejano...esa capa de agua que no se acostumbra a prospectar debidamente.



Otra curiosidad, es que se pueden llegar a pescar incluso en plena noche, siempre que haya luna. Imaginad mi sorpresa al clavar uno de estos torpedos, pescando espetones con paseante hundido, en la bocana de un puerto a medianoche.

En ocasiones, los bonitos van acompañados de grandes Jureles mediterráneos (Trachurus mediterraneus) como el de la foto inferior. No es muy común pero algunos pueden superar los 40 cm y plantear luchas muy serias con equipos ligeros. Ya más raramente, podemos encontrarlos mezclados con melvas y pequeñas bacoretas...estas ya mucho más difíciles de capturar por ser más reticentes a acercarse a las piedras.



Para acabar, la mayor novedad. Alguien ha probado alguna vez a soltar un bonito capturado desde orilla? Para mí ha sido una de las pocas especies en las que he incurrido en matanzas debido a la falta de experiencia en el trato con especies delicadas.

El animal de la foto izquierda, fue devuelto a su medio segundos después de esta instantánea. Huyó con evidentes secuelas del combate, y dudo mucho que sobreviviera. De hecho por mucho que nos esmeremos, es inevitable que alguno de estos animales pierda la vida en nuestras manos. Eso y el hecho de ser fáciles de engañar, han hecho que abandone su pesca ultimamente, para dedicarme a pescas más técnicas y exigentes, que dan mucho más juego al pescador.

Por si a algún ''loco'' como yo, se le ocurre la descabellada idea de soltar  una de estas codiciadas capturas costeras, voy a poner unos consejos sobre cómo pescarlos y manipularlos para evitar el fatal desenlace:

1- Hay que pescarlos con equipos de spinning medio, y con bajos no más finos de un 0.40. Con tal de acortar la lucha lo más posible.

2- Utilizar sacadera. El momento crítico de estos peces, es el varado en la roca. Una vez tocan las rocas, saltan y se dan un par de golpes, son casi imposibles de salvar, por ello para mi lo más importante es que no toquen el suelo. Los puestos donde se suelen pescar, no dejan mucha movilidad al pescador así que no debe ser un gran impedimento para su uso.

3- Mantener fuera del agua el menor tiempo posible. Evidente...

4- No reanimarlos, pues se estresan más de lo que se recuperan. Lanzarlos con fuerza de cabeza.


Espero que alguien le de BUENA utilidad a estas experiencias, y hasta la próxima!


18 comentarios:

  1. Hola,

    que bonitos !!! Peixes...

    Un Saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Matos

      Gracias por participar,

      un saludo desde Girona

      Eliminar
  2. Buenos consejos Miguel Ángel!Coincidido plenamente con tu opinión, son peces bastante delicados. Algunos he cogido y todos fueron liberados; el porcentaje de supervivencia lo desconozco porque ciertamente se dañan con facilidad y sangran profusamente. Intento manipularlos y liberarlos cuidadosamente, por eso que no quede..

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanto, Felicidades entonces! por todas esas sueltas. Ojalá más gente tome tu ejemplo. Yo desgraciadamente he sacrificado muchos...a veces aparecen en pesqueros difíciles sin que estés preparado...pero por suerte cada vez más de ellos vuelven en buen estado.

      un saludo y muchas gracias por participar

      Eliminar
  3. Cuanta razón tienes en que son peces muy fragiles. Yo desde embarcación no he tenido núnca problemas para soltarlos, a no ser que se hayan clavado mal el anzuelo, pero claro está no reciben ningún golpe. En cambio desde la costa todo se complica. Y lo más importante como bien dices es acortar el tiempo fuera del agua, ya que son unos peces que aguantan muy poco.

    Un saludo Miguel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola J.Maria, me temo que desde embarcación todo es siempre mucho más fácil...pero no tiene porqué ser un impedimento. Hay más peces delicados por el mundo...los espetones, especialmente los pequeños..aguantan CERO, los serránidos en cambio, son a prueba de bomba...los espáridos algo intermedio. Lo importante es tenerlo presente.

      un saludo

      Eliminar
  4. Enhorabuena por el blog y por los peces, Miguel.
    Buenos los consejos para soltar con garantías a estos peces que, como dices, son muy delicados. Fundamental, es verdad, la sacadera.
    Por mi zona (Ibiza) no son muy abundantes pero alguno se deja pescar desde costa y me gustaría preguntarte si has conseguido pescarlos en superficie. Lo he intentado cuando sé que no andan muy abajo pero no lo he conseguido.
    Un saludo y enhorabuena, otra vez, por el trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Curro,

      Veo que coincides conmigo en lo de la sacadera. Para mi, sin sacadera es casi imposible soltar con éxito uno de estos bichos.

      PUes sí que se pueden pescar con paseantes! De las pocas veces que he tenido a tiro una pajarera de bonitos, uno bien grandote entró a un gunnish 115. He visto alguna foto por ahí de bonitos pescados con popper...pero seguro, lo más efectivo es un jig de pelo o un paseante hundido.

      un Saludo!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Que suerte poder aspirar a coger Bonitos con cierta facilidad, ha mi me pasa algo parecido con los Jureles… no es lo mismo he jejeje.

    Hablamos de a la hora de soltarlos, pero hay que contar que también muchas veces nos gusta fotografiarnos con peces, en el caso de túnidos y llampugas son especies muy delicadas, aquí meter la mano en las agallas o sobarlos es seguramente condenarlos a morir.

    Haces bien en difuminar las fotos para ocultar el sitio, otros amantes del captura y suelta hacen todo lo contrario, mucho cath & release pero al sitio y sus peces lo dejan con el culo al aire, y si no tienen ese detalle en cuenta es que el cath & release para ellos es lo de menos.

    Sobre soltar un Bonito desde costa diría que soy un mal ejemplo, los pocos que he llegado a coger me los he quedado.

    Salud y saludos para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos,

      Es verdad que es una suerte poder aspirar a estos peces desde orilla, aunque personalmente ya no me gusta dedicarme a ellos por lo complicados de devolver que son...más de una vez me he visto con un charco lleno de estos peces y me resulta bastante desagradable. Preferiría tener palometones o llampugas, que son muy escasos por aquí...claro, todos queremos lo que no podemos tener!

      Lo de las fotos..pues no es casualidad que tenga tan pocas fotos con bonitos de los muchos que han salido...es precisamente por lo delicados que son, los acostumbro a soltar muy rápido, y si veo que no se puede o salen sangrando a lo bestia..tampoco me gusta fotografiarlos. Igual me pasa con los jureles, de los que apenas tengo un par de fotos...Otro tema son las lubinas, que resisten lo imposible.

      Ya has visto que difumino los fondos por eso mismo que comentas...no cuido mis pesqueros con cariño para que otros vayan a matarlo todo. A algunos nos gusta la pesca y queremos seguir pasando buenos momentos a pie de orilla.

      un saludo

      Eliminar
  7. Collons! bona jornada aquesta! una bèstia de punyeteria i una altra de força bruta. Variació i les dues amb premi al saber fer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Martí? XD em penso que et reconec per la manera de parlar! Gràcies pel comentari company! i Fins demà!

      Eliminar
  8. Buen report Miguel.

    Los bonitos... preciosos peces y divertidos de pescar!

    Saludos.

    Ot

    ResponderEliminar
  9. Excelente post y no menos las capturas,
    Clavar un bonito de ese calibre al lado de las rocas, tiene que darte un subidón de adrenalina bien bueno.
    Saludos
    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre intento contestar los comentarios pero si se hacen muchos días después de la creación de la entrada se me pasan!!

      Alex, los de ese tamaño realmente te pueden poner en apuros si el sitio es complicado...una buena carrera de 50 o 60 metros o más no te la quita nadie! Con el carrete hechando humo...

      SAludos!

      Eliminar
  10. Por aqui bajo son muy escasos y realmente es difícil saber porque, ya que los tocan en Valencia y también en el delta, incluso desde embarcación son una captura rara. En cambio en ciertos puntos se pueden tocar de vez en cuando melvas y bacoretas pero nunca he visto ni oido que se toque un bonito. Raro, curioso y sin duda un reto. Espero poder quitarlo algún dia de mi lista de especies pendientes!
    Buenas capturas Miguel Angel, sigue cuidando esa costa como lo haces que no tiene precio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, cada costa tiene lo suyo! Aquí hay bonitos a tiro de piedra...de vez en cuando...y desde luego mucho menos que en Canarias! Aunque no son unos peces que valore demasiado...son fáciles de engañar, sangran mucho, son delicados...en cambio, me encantaría poder dedicar días a pescar en superfície palometoncetes y palometas blancas sin parar... y me tengo que conformar con sacar tres al año!

      Seguro que un día o otro lo quitas de tu lista igual que yo quitaré la Llampuga, por muy difícil que sea aquí desde costa...

      Un saludo!!

      Eliminar