viernes, 2 de diciembre de 2011

Claves para pescar grandes lubinas en el Mediterráneo (II)


En la entrada anterior hablé sobre el donde encontrar grandes lubinas, en esta segunda entrega, hablaré del cuando, y lo haré mediante algunos conceptos que nos permitirán interpretar el ciclo anual de la lubina.

Es más o menos conocido que la lubina desova entre los meses de diciembre y marzo, preferentemente en playas o calas de arena y grava cercanas a desembocaduras e incluso dentro de los ríos, pero para empezar debemos saber que la Lubina cambia, y mucho, sus hábitos de caza a medida que crece. Cuando es joven se agrupa en bancos para dar caza rápida a pequeños alevines. A medida que las pequeñas y voraces lobas van creciendo se disgregan en grupos cada vez más pequeños, y especialmente los machos, se vuelven solitarios antes que las hembras. Cuanto más grandes son, más lentas se vuelven, y es por eso que se ven obligadas a abandonar la persecución de bancos de rápidos alevines y de pescado azul en aguas abiertas, que las desgastan en demasía, y más si necesitan comer muchos de ellos para saciar su hambre.

Es entonces cuando la lubina se convierte en el depredador costero más adaptable del mediterráneo, explotando diferentes hábitats y recursos a lo largo del año, según su interés y basándose simplemente en tres factores: la reproducción, el ahorro energético en la caza y las molestias humanas.

Las grandes lubinas huyen, salvo raras excepciones, de la marcada termoclina  de verano mediterránea, buscando alimento y cobijo en zonas profundas durante los meses cálidos. Seguramente sean los cefalópodos una de sus presas más habituales en las profundidades, y yo personalmente, creo que en la Costa Brava están bastante asociadas con la presencia de calamares.

Después de la reproducción, los animales  agotados por el esfuerzo, restan en la costa recuperando fuerzas hasta el mes de abril, para ir progresivamente migrando a aguas más profundas en busca de presas fáciles. Durante el verano difícilmente localizaremos alguna lubina cerca de la costa, aunque en zonas de arena y a finales de verano, se da un momento mágico en que las grandes lubinas se acercan a la orilla a comer crustáceos, moluscos y diferentes especies de poliquetos y anélidos (gusanos de la arena) aprovechando el pico de producción de este tipo de hábitat. Debido a que en esos momentos los peces comen en el fondo, será difícil hacerlos picar con señuelos, pero no por ello debemos pensar que no están. Solo hay que adaptar el estilo de pesca a ese momento tan peculiar.

 

Pero entrando más en materia, el momento que esperamos, cuando las lubinas se acercan más a la costa, de qué depende? A mi entender, depende más de la temperatura del agua y los precedentes de temporales de otoño, que de otra cosa. Dicho esto, digamos que el mejor momento para buscar a estos grandes peces, es el invierno, y en menor medida el otoño, siendo diciembre el mes que mejores resultados me ha dado los últimos años.

En contra de lo que muchos creen, las grandes lubinas se pueden pescar aunque el mar esté como un plato. Las bravas rompientes son muy buenas en días fríos, con coeficiente de mareas medio (nunca muy alto), de madrugada o en as primeras horas del día, pero no hay que olvidar, que una vez el pez está cerca de la costa, este va a querer comer todos los días y no va a dudar en desplazarse a una cala poco profunda, espigón, puerto o salida de agua dulce donde sabe que puede encontrar comida fácil. Pescar estos lugares en noches  tranquilas o al amanecer, pueden depararnos grandes sorpresas! Solo hay que encontrar esos rincones que puedan servir de apostadero para un gran animal y insistir con mucha fe.
Por tanto, añadimos una variable más a la complicada ecuación ''como encontrar los peces'', ya hemos hablado de donde y cuando encontrarlos,  y cual debe ser nuestra actitud. En la siguiente entrada hablaremos de estrategias, equipo y señuelos.

Hasta la próxima!

7 comentarios:

  1. Ya he tomado nota, por cierto la última foto preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Interesante serie de artículos ... yo las únicas 3 que he conseguido engañar (entre los 2,6 y 5 kg) han sido en mayo al amanecer. Yo pesco por tossa y alrededores.

    Ahora tendre que buscarlas más en invierno, que siempre parece que hay menos pesca.

    ResponderEliminar
  3. Hola Miguel Angel,
    Para un ¨Virgen¨ en capturas como yo, toda esta información és agua de Mayo.
    En espera de la próxima entrega, muchas gracias y hasta pronto.
    Caña Kali Montana fibra, 2piezas, 2´10mts,
    5-20gr.
    Trenzado ASSO 0,22mm.4 vinilos y 4 minows.
    Pesco entre Lloret-Tossa.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Toni, la verda que uno nunca se cansa de esas fotos al amanecer...jejej.

    Iñaki, como bien dices, en primavera también se dan buenas capturas, aunque para mí nunca han sido de más de 70 cm... Sin duda, invierno es el mejor momento!

    Alfonso, me alegro que te haya gustado el artículo. Lo mejor de la pesca son los inicios, es cuando se aprende más rápido y las capturas saben mejor. Ánimo vecino, y mucho Captura y Suelta!

    ResponderEliminar
  5. Hola Miguel Angel,parece por lo que escribes que estamos en la misma vision respecto a la lubina.Gran blog,tienes 2 seguidores más desde tirras gallegas.Nosotros tenemos un blog que se llama ..PICAN OU QUE..por si quieres echarle un vistazo.Saludos desde Galicia

    ResponderEliminar
  6. Gracias Berto y Victor, le hecharé un vistazo!


    Saludos desde Girona!

    ResponderEliminar