martes, 25 de octubre de 2011

Rockfishing in the River


Uno de los handicaps que nos encontramos a la hora de practicar el Rockfishing, son las picadas fallidas. Ya sea por la pequeña boca de los peces, el tipo y peso del señuelo, el tamaño de los anzuelos o el tipo de recogida que hagamos, lo cierto es que se fallan muchísimas picadas, tantas que pueden llegar a desesperarnos.

Un gran entrenamiento para mejorar nuestra capacidad de reacción es practicar con nuestros señuelos y caña en agua dulce. Lo descubrí hace unos días, cuando por curiosidad, decidí probar el equipo de rockfishing marino en un remanso de un pequeño río donde hay mucho pescado pequeño e intuía que habría depredadores.

Al primer lance, primera picada y captura, una pequeña Bagra (Squalius laietanus). Se trata de un ciprínido endémico de unos pocos ríos del norte de Catalunya que nada tiene que envidiar a la trucha en lo que a combate y agresividad se refiere. Es una especie protegida por lo que se devuelve rápidamente a su medio sin el menor daño.

  A partir de aquí, la tarde se convierte en un recital de picadas y capturas de bagras, una detrás de otra, amén de otras muchas picadas fallidas de Rutilos (Rutilus rutilus), un ciprínido introducido. Van saliendo Bagras, cada vez más grandes, que luchan con fiereza y me hacen pasar unos minutos muy divertidos. Es buen momento para probar todo tipo de señuelos, a ver cuál les gusta más , así se suceden pequeños minnows, cucharillas, vinilos de todo tipo, bucktail jigs, y la verdad es que se consiguen capturas con todos, pero pronto aparece el claro ganador: jurela's poppy fish color rosa montado en una cabeza plomada de dos gramos. Este artificial las vuelve locas!




Habiendo ya molestado en demasía a estos voraces peces, camino un poco río arriba hasta encontrar una balsa de agua estancada bajo un puente, donde estoy a punto de descubrir que por desgracia para nuestros ecosistemas fluviales, son los peces exóticos los auténticos reyes de nuestras masas de agua dulce:


Un Black Bass (Micropterus salmoides), espécie originaria de Norte América, ataca un bucktail jig rosa y me deleita con sus saltos. Poco despues, aparece de la nada un Lucio (Esox lucius) que engulle un crankbait color natural sin dudarlo un momento. Aunque me disgusta devolver al agua especies introducidas y muy perniciosas para la fauna autóctona, no me parece justificado quitarles la vida con ese motivo, así que los libero, ya que de ninguna manera voy a poder solventar el grave problema que causan matando puntualmente unos pocos individuos.


Observo poco más tarde, un pequeño grupo de Percas (Perca fluviatilis), otro depredador introducido, debajo de una zona con mucha cobertura y les empiezo a lanzar chucherías de todo tipo, a las que no hacen mucho caso, hasta que monto un pequeño vinilo en forma de angula y empiezo a recoger a golpe de puntera consiguiendo una picada tras otra, pudiendo sacar varios ejemplares de talla mediana.



Ya cansado de las percas, y para culminar una tarde memorable, bajo unas piedras para pescar una pequeña corriente formada al otro lado del puente, donde intuyo por una pequeña salpicadura, que podría haber una trucha, aunque nunca lo hubiese dicho dado que me encontraba a nivel del mar y escasos quilómetros de la desembocadura del río...

Cambio nuevamente al señuelo estrella de la jornada, teniendo numerosas picadas de pequeñas bagras hasta que clavo algo que tira como un condenado. Pensaba que podía ser la trucha pero despues de una breve pero bonita lucha la acerco a la orilla y veo que se trata de un macho enorme de Bagra, de los más grandes que haya visto nunca, con treinta y pico cm de longitud.



Finalmente, ya de noche y lloviendo, cambio a un vinilo un poco más grande, un ZOOM fluke, buscando un pez mayor en la zona de corriente. Insisto bastante sin resultado alguno hasta que noto una parada del señuelo y clavo firmemente. Cuando pensaba que tenía una Bagra todavía más grande, veo su primer salto, y se trataba de una buena trucha autóctona (Salmo trutta fario)!. Unas fotos de rigor y de vuelta al río, ante mi incrédula mirada, ya que no me encontraba en una zona acotada, ni mucho menos truchera y además muy cerca del mar, en un rincón bastante cutre, ruidoso y lleno de basura.


En resumen, una gran tarde sumamente entretenida, con más de treinta capturas y más picadas que me ha ayudado mucho a mejorar la técnica de clavado, esa que nunca tenemos tiempo de practicar en el mar porque...NUNCA tenemos tantas picadas, o bien tenemos una o unas pocas con mucha suerte. En mi opinión, y lo tengo comprobado, la técnica de clavado puede marcar grandes diferencias entre pescadores, por lo que bien vale la pena dedicarle tiempo a perfeccionarla.

Espero que os haya gustado esta pequeña crónica, y hasta la próxima!

11 comentarios:

  1. Fantástico Miguel, que divertida se antoja esa jornada "fresh water"!!!
    Te doy toda la razón en lo que comentas sobre la clavada, con señuelos como los vinilos con cabezas plomadas, que sólo disponen de un azuelo es imprescindible clavar firmemente y lo más rapidamente posible al notar la picada.

    Enhorabuena por otra entretenida y, desde mi punto de vista, acertada entrada.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sam, la verdad es que es una pesca potencialmente muy divertida, y para mí una oportunidad de practicar. Parece que no pero al final de la tarde fallaba menos picadas que al principio, con casi una captura por lance...a buen seguro que seguiré probando.

    un Saludo!

    ResponderEliminar
  3. no hay masa de agua que se te resista... pocas veces he pescado en agua dulce.... vamos que se me ha encendido la luz, probare el agua sin sal.
    buena cronica....

    ResponderEliminar
  4. Miguel Angel muy buen artículo, la verdad es que en tema de clavarles bien, me considero un novato, felicidades !

    ResponderEliminar
  5. Bueno, por fín alguien que piensa como yo. Però deberías haberte llevado los "sin papeles". No és cierto que no resuelvas el problema. Yo soy de la zona y sólo pesco a mosca, también en el mar pero esto del rockfishing la verdad es que me llama la atención. Yo practico el captura y suelta siempre, però creo que està mal soltar los exóticos. Me gustaría quedar un día para que me expliques de que va si eso es posible. En cualquier caso felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
  6. HOla a todos, gracias por vuestros comentarios,

    RAul, pruebalo, es una buena manera de matar el gusanillo y experimentar. Yo de pequeñajo pescaba mucho en el río y todo lo que aprendí me ha servido para el mar...

    Dani, segur que no ets tan novat com dius...jeje a veure si la propera sortida terrestre podem coincidir!

    ResponderEliminar
  7. Vertical silence,

    En esto de las especies invasoras soy bastante radical, pero también realista, tengo muy claro que llevarme unos cuantos peces exóticos un día puntual de un tramo puntual de un afluente pequeño de un río infestado de ''aliens'' conectado a un embalse todavía más infestado de ''aliens'' no va a arreglar absolutamente nada...solamente me va a causar un mal trago, ya que no me los voy a comer y matar por matar...no es agradable, además se da una mala imágen de crueldad que no nos ayuda lo más mínimo a los naturalistas. Otro tema sería un proyecto intensivo de descaste para intentar salvar a alguna especie autóctona muy sensible, entonces sí lo encontraría razonable. De todas maneras, tenemos la ''suerte'' de que estos bichos malos no viven bien en zonas de corriente o de régimen torrencial, lo que salva a muchos peces nativos como la bagra, la trucha, el espinoso, el gobio de río, el barbo de montaña...

    ResponderEliminar
  8. Si señor!! muy buen relato Maikel!!

    ResponderEliminar
  9. Muy buen articulo Miguel Angel !

    Se lee super agusto, probare la técnica en agua dulce ya que tengo muy a mano un par de rios con multitud de especies en ellos y ojala tenga tantas capturas como tu......

    Un saludo y a seguir en esta línea.

    ResponderEliminar
  10. Buenas. Hoy he descubierto este artículo tuyo de la pesca en agua dulce, y me ha sorprendido mucho, por la sencilla razón de que yo pensaba que la perca fluviatilis solo se localizaba en un embalse mu conocido del Rio guadalope ( Aragón), que es donde los he pescado con mi padre y ahora me has sorprendido con esto. Te quería hacer una pregunta muy sencilla. ¿ Es ese río el rio Guadalope o es otro de otro lado? te agradecería la respuesta la verdad, porque me has soprendido. Gracias de antemano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Alejandro! Se trata del río Muga, en Girona! Allí hay muchísima Perca común.

      un abrazo!

      Eliminar