domingo, 8 de diciembre de 2013

Si el tiempo no deja...


Se va acabando el año y hay que gastar los últimos cartuchos. Un año pasa muy rápido pero da para mucho! Toca hacer balance y a veces se pone uno nostálgico...algunpos de tus ríos favoritos se han maltratado, la lubina ya no es lo que era hace diez años y los dentones cuestan tanto que no merece la pena dedicarles el tiempo que necesitan si el trabajo y el día a día te come el terreno. Pero Lo bonito del deporte de la pesca es que nunca lo has visto todo! cada año hay sorpresas, rarezas, emociones fuertes, días de calma y de frenesí, retos que se cumplen, récords que se superan, i sobretodo buenos momentos con los viejos y los nuevos amigos.

Os deseo un buen final de año y un mejor comienzo del siguiente. Animos a todos los que tengáis problemas, afrontad el nuevo año con ilusión porque la vida es buena y todavía no hemos dicho la última palabra. un abrazo.

domingo, 29 de septiembre de 2013

De susto en susto


Uno de los aspectos más emocionantes de la pesca costera en el mar es que en cualquier momento puede llegar una picada espectacular. Nunca sabes cuando, dónde ni como. Si vas a ir preparado con un equipo potente y un buen bajo, o vas a estar pescando fino peces de tallas más pequeñas. El día que menos te lo esperas te llevas el gran SUSTO. Y la emoción y los nervios que se generan en esos instantes son indescriptibles!

Un buen ejemplo de ello son estas dos capturas y alguna más que voy a comentar. Este buen espetón de arriba, por ejemplo, me puso la piel de gallina al hacer saltar por los aires un gran popper hasta quedarse prendido del anzuelo y dar un carrerón hacia el fondo de esos que quitan el hipo, haciéndome creer que se trataba de un buen palometón. Siempre le ha fascinado a un servidor, la variabilidad en la lucha que presenta el espetón, este depredador tan común en nuestras costas, que puede  ser un tronquito dócil en algunos puertos durante el invierno, y en cambio puede llegar a ser un auténtico torpedo, lleno de resistencia y explosividad en aquellas puntas de roca más profundas y con más corrientes a finales de verano. Tanto es así que pocos días antes, otro espetón estuvo a punto de costarme un ataque al corazón al quedarse clavado en un jig recogido en superficie a toda pastilla mientras buscaba llampugas desde orilla, dando una lucha espectacular en la que llegué a pensar que tenía un buen pez de otra especie.

Otro buen sustillo me llevé, pescando en un a punta querenciosa arrastrando un señuelo a mil por hora por la superficie con la cañita ligera.. cuando se para la caña y una potente carrera recta al fondo me eriza el vello de la espalda y comienzo a gritar de alegría, pensado que tenía a mamá llampuga, cuando veo platear en el fondo la silueta de un túnido y pienso: bahh es un bonito...pero lo veo rechoncho creo que es una  bacoreta! Sale afuera y no puede ser...es un pequeño atún rojo! o_O

En el otro lado, está este precioso palometón que está  a punto de ser liberado después de una lucha épica con un equipo muy ligero, que estaba destinado a las agresivas obladas. En esta ocasión, un brutal ataque a un pequeño paseante de tan sólo 10 cm y una carrera espectacular de las que ponen los huev*s de corbata y en la que se tuvieron que sortear obstáculos de roca e incluso meter la caña entera en el agua para evitar un corte con las  barquitas que no paraban de pasar. Toda una odisea en apenas 5 minutos extremadamente intensos y emocionantes que como no podía ser de otra manera, acabaron con la obligada suelta que merecen todos los ejemplares de esta especie, que para muchos amantes de la pesca con artificiales, es sagrada.


En fin, qué sería de la pesca sin estos momentos? Me parece apasionante esta modalidad del spinning costero y espero que todos los que lo practicamos, seamos cada vez más responsables y cuidemos nuestros spots, los mantengamos limpios de basura y de matanzas para que por muchos años los podamos seguir disfrutando.

Recordad, Captura y Suelta y siempre guardaremos un mejor recuerdo de ese pez que nos hizo sentir emoción.

Un saludo